...HERRAMIENTAS METODOLÓGICAS PARA EL TRABAJO EN EDUCACIÓN AMBIENTAL (6)


Mapas Mentales

Nuestra reacción ante los hechos se presenta no en función de cómo son, sino de cómo los percibimos. El comportamiento depende más de la percepción de la realidad que de la realidad misma.

La percepción se manifiesta ante un escenario que nos estimula y de acuerdo a nuestros patrones culturales.

La dimensión simbólica contextual de percepción de la realidad y de procesos psicosociales está en la base del comportamiento humano, por lo cual es de gran interés tenerla en cuenta para cualquier intervención en educación ambiental.

En este contexto se inscriben los mapas mentales, los cuales son esquemas cognitivos elaborados de acuerdo a nuestra percepción; constituyen un reflejo de la realidad y en este sentido permiten establecer relaciones. Tienen las cualidades de un esquema conceptual: son resistentes al cambio y tienden a mantenerse estables en el tiempo.

El arquitecto Lynch en 1960 logró plasmar en mapas mentales la imagen de la ciudad, percibida por sus habitantes, señalando sus límites, caminos, hitos, mojones, nodos y áreas; aportando resultados novedosos en el campo de las ciencias sociales. Introdujo en su estudio métodos nuevos, como la Cartografía Gráfica y Verbal.

No podemos calificar los mapas mentales como buenos o malos, porque ellos solamente muestran nuestra percepción de un lugar. Nos permiten conocer la imagen más característica de una ciudad, o de un espacio. Ver su forma y sus puntos relevantes. Mirar los diferentes elementos y compararlos.

Son muy útiles para conocer las imágenes mentales y las percepciones de una comunidad o grupo humano en relación a su territorio, a su entorno cotidiano. Igualmente útiles para precisar los elementos simbólicos que confieren identidad a un lugar.

En nuestro país se han utilizado para el estudio de la ciudad de Bogotá, con interesantes resultados. Marcel Zimmermann (1995) al aplicar los mapas mentales a los habitantes de Bogotá, encontró resultados similares a los que Lynch identificó en ciudades como Boston, París y Roma y además encontró categorías cognoscitivas nuevas, tales como la figura humana en diferentes situaciones sociales, el hacinamiento de vehículos y los elementos de la naturaleza verde y atmosféricos, por lo cual se pudo identificar lo que pudo interpretarse como elementos culturales propios de la población bogotana. Esta investigación permitió orientar programas y campañas de Educación Ambiental y Cultura CIudadana.

Por su parte Armando Silva (1998) realizó un trabajo sobre Imaginarios Urbanos, Cultura y Comunicación: “De la Ciudad Vista a la Ciudad Imaginada”, en la ciudad de Bogotá, con interesantes resultados sobre las percepciones que los capitalinos tienen de su ciudad. Referencia las identidades, acontecimientos, ensoñaciones, proyecciones y metas que construyen los habitantes de la Capital y señala a los imaginarios como un camino para entender el espacio, no sólo como geografía, sino como historia y cultura.

Actualmente, desde el IDEA pretendemos, aplicando los mapas mentales, hacer un trabajo de investigación sobre la percepción que la comunidad de profesores y estudiantes tiene acerca del campus universitario.

La investigación estará orientada hacia tomar nota pormenorizada y registrar los comportamientos de la comunidad universitaria en el campus, buscando explicaciones tanto de la plataforma perceptible que los inspira, como del proceso de retroalimentación que puede contribuir a fortalecer dicho esquema hacia mayores niveles de apropiación, identidad, pertenencia y compromiso en la utilización del campus.

 



Universidad Nacional de Colombia
Carrera 30 No 45-03 - Edificio 477
Bogotá D.C. - Colombia

Aviso Legal - Copyright
Gobierno en LíneaAgencia de Noticias UN