...HERRAMIENTAS METODOLÓGICAS PARA EL TRABAJO EN EDUCACIÓN AMBIENTAL (7)


Mapas culturales

Los mapas culturales constituyen una herramienta metodológica que a partir de un cuidadoso trabajo etnográfico que tiene como soportes la observación participante, las entrevistas, las encuestas estructuradas y ejercicios de participación colectiva, en torno a un lugar, identifican códigos, símbolos e imaginarios de los habitantes de ese sitio o lugar.

Con los mapas culturales se busca localizar y situar en un espacio geográfico los elementos que intervienen en las relaciones de los actores sociales, con su entorno y con ellos mismos. En otras palabras se trata “de ubicar sobre un plano cartográfico, la distribución espacial que en la vida cotidiana tienen códigos, símbolos e imaginarios, explicando el significado y determinando la prioridad que, para los grupos y sectores sociales en cuestión, tiene cada uno de los elementos identificados”. (Niño, Chaparro 1998:5).

Con los mapas culturales se obtiene además del plano con las convenciones establecidas de antemano, la descripción y explicación de los elementos allí señalados, su historia y significado, en un contexto espacio-temporal determinado.

De acuerdo a la orientación que se le quiera dar al mapa, se destaca el aspecto que se debe investigar, por ejemplo, la relación de los jóvenes con las autoridades de la comunidad, o de los niños con los espacios públicos del barrio o localidad.

En este contexto los mapas culturales se constituyen en documentos que permiten sistematizar la información cualitativa de un lugar, al mismo tiempo que retratan la vida cotidiana de sus gentes. Como se realizan en un espacio geográfico y en un tiempo determinado, es necesario actualizarlos periódicamente para captar las transformaciones culturales que se van registrando en el tiempo, dado que la cultura es un proceso vivo en constante construcción.

Los mapas culturales son de gran utilidad en procesos pedagógicos, así como en la orientación acertada de la gestión ambiental local, porque permiten establecer una estrecha interacción entre la vida institucional y la vida cotidiana, teniendo en cuenta el entorno natural y humano de las comunidades.

Un ejemplo práctico de este tipo de trabajo es el realizado por el Observatorio de Cultura del Distrito Capital en el sector de Jerusalén en Bogotá (1998), que aportó como resultado un Proyecto Urbano Piloto para este sector de la capital.

También en el Proyecto Interinstitucional IDEA – Ministerio de Educación Nacional, llevado a cabo en 1996, en el cual elaboramos conjuntamente los materiales didácticos Mapa y Cuaderno Ambiental “Re – Conozcamos Nuestra Ciudad” para apoyar el trabajo de Educación Ambiental en Bogotá, buscamos identificar los elementos culturales y naturales propios que dan sentido de pertenencia a los niños y jóvenes del Distrito Capital.

Identificamos el semáforo como el símbolo urbano que permite calificar en el mapa la magnitud de los problemas ambientales, de acuerdo a la escala de color rojo, amarillo y verde. Ubicamos escenarios de la vida cotidiana de los niños, de acuerdo a los imaginarios de los habitantes de diferentes lugares de la capital. Bordeamos el mapa con una cenefa que rememora dibujos de la mitología Muisca, como elemento de identidad cultural.

En este proyecto, el mapa ambiental constituyó un recurso didáctico de gran utilidad para los docentes y los estudiantes bogotanos.21

Klaus Shütze22 (2001), desde el Instituto de Investigación Alexander Von Humboldt, adelantó un trabajo con maestros y estudiantes de educación básica, con la metodología de Investigación – Acción Participativa, en Villa de Leyva, en el cual a partir de numerosos talleres y salidas de campo con la comunidad educativa de la localidad, se construyeron “mapas” para actualizar y sistematizar la información ambiental de las veredas. Esta información se refería a la cobertura vegetal, la biodiversidad, la hidrografía, el ordenamiento territorial y la cartografía, entre otros temas. También se ubicaron en los mapas, aspectos culturales y simbólicos de las comunidades.

Este trabajo de Educación Ambiental ha sido de gran utilidad en la gestión ambiental, contribuyendo al conocimiento para la conservación y uso sostenible de la biodiversidad, y vinculando procesos de investigación y gestión local en el municipio de Villa de Leyva.

21Mapa Ambiental "Re-Conozcamos nuestra Ciudad". Bermúdez, Torres y Pérez. Ministerio de Educación Nacional - IDEA Universidad Nacional de Colombia. Bogotá, 1996.

22 Klaus Shutze. Sistematización y Actualización de Información Ambiental en Villa de Leyva. Instituto Von Humboldt, mimeógrafo. 2001.

 



Universidad Nacional de Colombia
Carrera 30 No 45-03 - Edificio 477
Bogotá D.C. - Colombia

Aviso Legal - Copyright
Gobierno en LíneaAgencia de Noticias UN