1.3.2 DOMINIO BACTERIA

GENERALIDADES DE BACTERIA

Estas células procarióticas han cambiado muy poco de forma desde el tiempo de sus ancestros fósiles, hace unos 3500 millones de años. Generalmente son muy pequeñas y su tamaño oscila entre 0.2 y 10 mm de ancho y de 1 hasta 10 mm de largo, algunas utilizan para su desplazamiento flagelos o movimientos deslizantes por flexión, otras sencillamente son inmóviles.
El éxito biológico de las bacterias radica en su tamaño reducido, en su notable capacidad reproductora, su rápida tasa de mutación y su versatilidad al colonizar casi todos los ambientes: aire, agua, interior y exterior de plantas y animales, etc.
El Dominio Bacteria incluye organismos procarióticos como son las bacterias verdaderas o eubacterias, las cianobacterias (denominadas anteriormente algas verdes-azules) y los micoplasmas. Exceptuando a los Micoplasmas todos poseen pared celular de peptidoglicanos y algunos secretan una cápsula gelatinosa. Su reproducción es asexual por gemación, conjugación o bipartición. En ellas no se presentan los procesos de mitosis y meiosis. Algunas células del dominio Bacteria son flageladas por lo cual tienen gran movilidad, otras presentan proyecciones sobre la membrana, los pili o fimbrias, no empleadas en la locomoción pero sí muy útiles en la adhesión y transpaso de material genético durante la reproducción por conjugación.

EUBACTERIAS

PARED CELULAR
Dada la concentración de solutos que las bacterias pueden alcanzar en su interior, la presión de turgencia llega a ser tan alta como 2 atmósferas, algo así como la presión que soporta un neumático en una llanta. Para solucionar este inconveniente, las bacterias poseen una pared celular sobre la membrana plasmática para protegerlas contra daños osmóticos, proporcionarles rigidez y forma a la célula.
Las eubacterias poseen una pared celular gruesa y relativamente rígida muy diferente a la que se presentan en células de plantas y de algas las cuales contienen principalmente celulosa y diferente también a la de los hongos las cuales contienen quitina.
Su pared está constituida de peptidoglicano o mureína, un polímero de aminoazúcares conformado por la N-acetilglucosamina y N-acetilmurámico, unidos a un pequeño grupo de aminoácidos que incluyen L- alanina, D-alanina, D-glutámico y lisina o en otros casos ácido diaminopimélico (DAP, azúcares aminados, carbohidratos y lípidos).
Las eubacterias o bacterias verdaderas se dividen en dos grandes grupos de acuerdo con su comportamiento al someterse a la tinción de Gram que permite distinguir el tipo de construcción de la pared celular de las bacterias. Así, las bacterias que conservan el colorante violeta de genciana durante el procedimiento de tinción se denominan Gram positivas, mientras las que no lo conservan se conocen como Gram negativas.
Las bacterias Gram positivas se caracterizan por poseer una pared mucho más ancha y entrecruzada que las Gram negativas, fundamentalmente constituida por un 90% de peptidoglicanos dispuestos en la mayoría de ellas en una o varias capas (hasta 25 capas), ácidos teicoicos (polisacáridos ácidos) y otros azúcares que constituyen los principales antígenos de la superficie.
En las bacterias Gram negativas la capa de peptidoglicano es mucho más delgada, menos entrecruzada y representa sólo de 15 a 20% de la pared celular. Como característica notable estas bacterias también poseen en su pared fosfolípidos y proteínas que constituyen la capa lipoproteica semipermeable que la protege del ataque de la lisozima y además lipopolisacáridos, que determinan la antigenicidad, toxigenicidad y sensibilidad a la infección por fagos. El lipopolisacárido se conoce como endotoxina.

MEMBRANA PLASMÁTICA DE BACTERIA
La membrana de las eubacterias al igual que la de las células eucariotas se presenta a manera de bicapa lipídica con proteínas integrales y periféricas, tiene un espesor del orden de los 7.5 nm. Sin embargo, difiere de la membrana eucariótica en que posee opanoides que al parecer cumplen la misma función de los esteroles ya que la mayoría de las bacterias carecen de ellos.
Es una estructura de permeabilidad selectiva que regula el paso de nutrientes y productos de desecho dentro y fuera de la célula. Debido a que las bacterias carecen de organelos con membrana tan importante en los procesos de producción de energía como son las mitocondrias, su membrana plasmática tiene varias enzimas en las que se incluyen los citocromos, aquellas que intervienen en el transporte de electrones, en la fosforilación oxidativa y en la síntesis de ATP (Factores ATP sintetasa). El daño a esta membrana con agentes físicos o químicos ocasiona la muerte de la célula aunque no se detecten alteraciones morfológicas.

En las bacterias se deben considerar las invaginaciones y extensiones internas de la membrana plasmática denominadas mesosomas, las cuales están involucradas en diferentes procesos metabólicos y reproductivos como la formación del tabique intracelular durante la división bacteriana. En otros casos, el sistema de mesosomas establece contacto de manera compleja con uno o varios sitios del material nuclear y existe evidencia importante que indica que estas membranas intervienen en la replicación. Al parecer, el sitio en los cromosomas donde siempre se inicia la replicación está unido a la membrana así como las bifuraciones del ADN recién sintetizado ya que siempre se encuentra unido a la membrana de forma importante. Aún cuando los componentes de la membrana no participan directamente en los aspectos enzimáticos de la replicación, la unión del cromosoma con la membrana proporciona un mecanismo directo por medio del cual los cromosomas hijos pueden distribuirse en las células hijas.



Universidad Nacional de Colombia
Carrera 45 No 26-85 - Edificio Uriel Gutierréz
Bogotá D.C. - Colombia

Aviso Legal - Copyright
Gobierno en LíneaAgencia de Noticias UN