Valor histórico original

En el capítulo 2 de este libro, donde se estudian los antecedentes históricos de la contabilidad, se señala que para poder establecer un sistema de registro, era necesario entre otras cosas, el uso de los números y el de un instrumento de medición o asignación de valor en el intercambio de bienes y servicios, es decir, la moneda; también, fray Luca Pacioli estableció que las empresas debían convertir las monedas extranjeras a moneda veneciana, lo cual equivale a decir que se le daba un lugar predominante al uso de la moneda como base de los registros contables.

Por ello, el uso de un instrumento que permita asignar valor a los recursos de las entidades, a sus obligaciones y capital, así como a las transacciones que realice, es de vital importancia. Este instrumento es la moneda; por tal razón, los tratadistas y autores estadounidenses lo han considerado como uno de sus conceptos contables llamado monetario o de unidad monetaria.

Este concepto descansa en dos ideas fundamentales:

  1. El dinero es el denominador común de toda la actividad económica. Pues ningún otro instrumento es tan sencillo, adaptable y universal.
  2. Las fluctuaciones en el valor de la moneda pueden ser razonablemente ignoradas, sin que este hecho ocasione una disparidad significativa o de importancia en los estados financieros.

Este segundo punto es más bien aplicable a economías con bajos índices de inflación, ya que en el momento de presentarse o existir una inflación significativa, entonces el significado de las cifras (que representan monedas de diferente valor, por pertenecer a diferentes tiempos), puede llegar a distorsionar la imagen de la empresa.

Llamamos inflación a la reducción del valor en el poder de compra de una unidad monetaria, lo cual se manifiesta cuando un individuo adquiere significativamente menos bienes y servicios con la misma cantidad de dinero a lo largo del tiempo. Dicho de otra manera, inflación es el incremento constante y generalizado de los precios de los bienes y servicios.

Al concepto de asignar valor, lo denominamos valor histórico original y decimos que: "Las transacciones y eventos económicos que la contabilidad cuantifica se registran según las cantidades de efectivo que se afecten o su equivalente o la estimación razonable que de ellos se haga al momento en que se consideren realizadas contablemente" (párrafo 42, Boletín A-1).

Cuando hablamos de valor histórico original, comúnmente acostumbramos expresarlo en términos de precio de costo, costos históricos o simple y sencillamente costo.

Tenemos entonces que el costo es el precio de intercambio de los bienes y servicios en la fecha de su adquisición. Podemos conceptuarlo como el sacrificio económico, expresado en unidades monetarias, necesario para obtener un recurso (activo) específico o un grupo de recursos.

Estos conceptos son los que se refieren a la primera parte de la concepción valor histórico original, cuando se dice que "las transacciones y eventos económicos que la contabilidad cuantifica, se registran según las cantidades de efectivo que se afecten", esto es claro, ya que el costo representa el precio de intercambio pactado y convenido entre el comprador y el vendedor en una economía relativamente libre, ya que se supone que ambos salieron beneficiados por igual, emplearon un criterio prudente y que la entidad no podría obtener otro recurso igual por un costo menor.

Ejemplo: Al comprar mercancías con un precio según factura de $25 000.00, se tuvieron que pagar ciertos gastos de fletes y acarreos, que importaron $3 000.00, y se pagó a los empleados que efectuaron las maniobras de carga y descarga $500.00. Toda la transacción anterior se pagó en efectivo.

Ya que el costo representa las cantidades de efectivo que se afecten, en nuestro ejemplo el costo de la mercancía adquirida es de $28 500.00, como se aprecia enseguida.

Costo de la mercancía según factura
$25.000.00
Costo de fletes y acarreo
3.000.00
Costo de maniobras de carga y descarga
500.00
Costo de adquisición de la mercancía
$28.500.00

La gran ventaja que tiene para la contabilidad este tipo de registro sobre la base del costo original, es que es fácilmente verificable.

Cuando se dice: "según las cantidades de efectivo que se afecten o su equivalente", se refiere a los conceptos equivalentes del efectivo, como ejemplo podemos hablar de una adquisición de mercancías a crédito por $30 000.00, con fecha de pago a 60 días y una tasa de interés de 2% mensual ($1 200.00), el precio de costo original de esta compra será de $31 200.00 toda vez que, como no se ha pagado, al momento de liquidarla tendremos que pagar el monto de la factura más el interés; en este caso, la obligación total para con el proveedor, representa el equivalente del efectivo que se desembolsará cuando esta operación sea terminada. La integración del valor histórico original o precio de costo histórico de la compra será:

Costo de la mercancía según factura
$30.000.00
Costo de 105 intereses por el crédito
1.200.00
Costo histórico de la mercancía
$31.200.00

Expliquemos la última parte del párrafo citado, "o la estimación razonable que de ellos se haga al momento en que se consideren realizados contablemente". Esta parte, aun cuando sale un tanto del concepto en razón de que ya no se ubica en el momento de la adquisición sino en el momento de la presentación de los estados financieros, podría ejemplificarse (hablando aún de las mercancías) con bienes que no pudieron ser vendidos y no se han desplazado de ninguna manera ni con promociones especiales o de otro tipo, por lo que se les asigna un nuevo precio "estimado", para registrar en los estados financieros e informar que el costo original se ha modificado por una estimación razonable del mismo que representa la cantidad en la cual posiblemente sea realizada (vendida) tal mercancía.

Ahora bien, así como muestra ventajas, el registro de operaciones en contabilidad sobre la base del costo histórico, también presenta una serie de desventajas. Una de ellas es que el valor del activo puede cambiar para la entidad al transcurrir el tiempo por efectos de la inflación, lo que consecuentemente hace que los estados financieros presenten una imagen distorsionada o, en otros casos más graves, una situación financiera totalmente alterada de la entidad por lo que se hace necesario que la contabilidad recurra a una serie de medidas para corregir esta situación. Como es el caso de la reexpresión de la información financiera, conocida actualmente como "Reconocimiento de los efectos de la inflación en la información financiera", cuya técnica se describe en el Boletín B-10 y los documentos de adecuación del IMCP.



Universidad Nacional de Colombia
Carrera 30 No 45-03 - Edificio 477
Bogotá D.C. - Colombia

Aviso Legal - Copyright
Gobierno en LíneaAgencia de Noticias UN