5.2.1 Dientes temporales traumatizados:

       

El trauma en dientes temporales ocurre frecuentemente. Muchos estudios reportan que el 30% de los niños menores de 7 años sufren algún tipo de trauma por el que demandan atención de urgencia (7). Las lesiones más frecuentes son las de tejidos de soporte y entre ellas las luxaciones laterales.

El tratamiento inmediato que se brinde a los dientes temporales traumatizados debe realizarse siempre teniendo en cuenta el posible riesgo que se produzca en los permanentes sucedáneos.

Cuando los dientes temporales están traumatizados y no hay interferencias con la oclusión como en casos de concusión y subluxación, generalmente el tratamiento se reduce a tranquilizar a los padres, indicaciones de dienta blanda y prescripción analgésica, con información de que se pueden presentar algunas secuelas por lo que tendrán que consultar inmediatamente y programar controles periódicos clínicos y radiográficos.

Los dientes temporales con luxaciones extrusivas que interfieren con la oclusión o las luxaciones intrusivas muy cercanas a los folículos de los permanentes, generalmente se extraen.

El efecto del tratamiento inmediato de los dientes temporales traumatizados en los permanentes es objeto de muchas controversias entre los diferentes investigadores, algunos discuten que la producción de defectos en el desarrollo y maduración de los sucedáneos ocurre en el momento del impacto y que el realizar exodoncias prematuras puede producir retardo en el proceso normal de erupción, de todas formas en los casos en que hay desplazamiento parcial o total de los dientes temporales de su alveolo y que interfieran con la oclusión o que se avulsionan, no está indicada la reimplantación para evitar riesgos de infección que puedan sumarse a los efectos nocivos del trauma en los permanentes; en las intrusiones completas en niños muy pequeños que presentan la raíz larga y el germen del permanente está muy inmaduro, al dejar el diente impactado se puede perpetuar el proceso de inflamación que conlleva altos riesgos en el desarrollo del permanente, además de constituir una barrera mecánica para su proceso normal de erupción.

Cuando se presentan fracturas coronales no complicadas se debe realizar la restauración adhesiva definitiva con resinas modernas de fotocurado si el comportamiento del niño lo permite en la cita, si no se hace recubrimiento dentinal con materiales que garanticen la adhesión a esmalte y dentina como los ionómeros de vidrio Tipo II para restauración o resinas fluidas, excepto cuando el diente está próximo a exfoliar, caso en el cual se extrae.

Si se presenta una fractura complicada el tratamiento depende del tiempo transcurrido, del tamaño de la exposición y del comportamiento del niño, si se dan las condiciones favorables en las que se pueda garantizar el pronóstico de un tratamiento endodóntico se realiza, de lo contrario se extrae.

En cuanto a las fracturas radiculares el tratamiento depende del nivel en que se produzcan, si es en el tercio apical sin desplazamiento y sin interferencias en la oclusión, se puede controlar clínica y radiográficamente con prescripción analgésica y recomendaciones de dienta blanda. Si la fractura es en el tercio medio con desplazamiento, movilidad e interferencias en la oclusión, se indica la exodoncia del fragmento coronoradicular para disminuir agresión al intentar extraer el ápice si está en relación muy cercana al germen.

En el manejo de Urgencias cuando están indicadas las exodoncias, se debe tranquilizar a los padres explicándoles los procedimientos posteriores restauradores que le devuelvan la estética y demás funciones, teniendo cuidado de hacer firmar el conocimiento informado antes de proceder con la atención.



Universidad Nacional de Colombia
Carrera 30 No 45-03 - Edificio 477
Bogotá D.C. - Colombia

Aviso Legal - Copyright
Gobierno en LíneaAgencia de Noticias UN