oración compuesta subordinada

 

Consta de dos oraciones: una principal o subordinante que puede tener sentido por sí sola, y otra subordinada cuyo sentido depende de la oración principal.

Las oraciones subordinadas se relacionan con las oraciones subordinantes por medio de enlaces que pueden ser pronombres y adverbios relativos: que, quien el cual, cuyo, donde, como, cuando, cuanto. Existen también algunas conjunciones que pueden servir de enlace para la construcción de oraciones compuestas subordinadas: que, aunque, porque, puesto que, ya que, si, así, a pesar de que, lo mismo que, etc. Ejemplo:

Oración subordinante o principal
Enlace
Oración subordinada
Dijo
que
no iría al seminario

Las oraciones compuestas subordinadas pueden ser de tres clases: adjetivas, adverbiales o sustantivas según que desempeñen la función de un adjetivo, de un adverbio o de un sustantivo.

 

3.2.1. Oraciones Compuestas Subordinadas Adjetivas

Mediante estas oraciones se puede realizar el proceso de relativización que consiste en incluir una oración subordinada como parte de un sintagma nominal (sujeto o complemento). La oración relativa normalmente está precedida por las palabras que, el cual, la cual, quien, cuyo, cuya, etc. y modifica el nombre de la oración subordinante o principal, como lo haría un adjetivo. Esta modificación puede restringir la extensión y ampliar la comprehensión o añadir cierta información sobre dicho nombre. Este nombre se denomina antecedente.
Hay dos clases de subordinadas adjetivas: especificativas y explicativas.

Las señoras que estaban cansadas se retiraron

En el anterior ejemplo, el antecedente es señoras y la oración subordinada adjetiva que lo modifica, que estaban cansadas, significa que sólo se retiraron aquellas que estaban cansadas.

Las señoras, que estaban cansadas, se retiraron

Esta oración dice que las señoras (todas) estaban cansadas y que por ese motivo se retiraron.

 

3.2.2 Oraciones compuestas subordinadas adverbiales o circunstanciales.

Estas oraciones modifican al verbo. Se clasifican de la misma manera que los complementos circunstanciales de la oración simple; por tanto, pertenecen a las siguientes clases: modales, temporales, causales, condicionales, concesivas y locativas.

Se duerme pensando en los huevos del gallo

  • Mediante una forma infinitiva (ar, er, ir), introducida por una preposición

Ahuyentaron a los ladrones sin disparar un solo tiro

Voy adonde tú quieras
Tú no sabes de dónde viene
Cuéntanos hacia donde te diriges
Salió por donde le habías advertido
Leamos el libro hasta donde nos dijo el profesor

La explicación fue muy clara; de manera que podemos hacer todos los ejercicios.
Estamos cansados; por lo tanto, no trabajamos más
Hacía tanto calor que se quitó la chaqueta.

Si mañana hace buen tiempo saldremos temprano
Voy a tu casa con tal de que nos invites a un buen vino

 



Universidad Nacional de Colombia
Carrera 30 No 45-03 - Edificio 477
Bogotá D.C. - Colombia

Aviso Legal - Copyright
Gobierno en LíneaAgencia de Noticias UN